Páginas vistas en total

11 de enero de 2007

SABINO MENDEZ: CORRE, ROCKER - HOTEL TIERRA - EL DIA QUE MURIO MARCELLO MASTROIANNI





Buff, menudo curro. Así, por la cara, comentar del tirón dos libracos y un disco del amigo Sabino Méndez. En fin, empecemos por el principio. ¿Quién cojones es Sabino Méndez?, me preguntarán así como medio sudándoles la polla todos aquellos que no vivieroen en los ¿felices? 80. Pues, amiguetes, respondo yo, rascándome a mi vez la polla y mirándoles de reojo a la par que enarco las cejas, Sabino Méndez es uno de los mejores letristas de rock en castellano, artífice de los mejores discos de Loquillo (que han permitido a dicho personaje seguir viviendo del cuento desde el año 90 hasta la actualidad) y compositor de un puñado de temas coreados hasta la saturación durante los citados 80 y buena parte de los 90. Sabino es el chico con cara de timidillo y buena persona que figura siempre en un segundo plano (¡cómo no!) tras el ínclito Loquillo. Suyos son casi todos los temas que forman parte de los mejores discos del amigo Sanz, a saber, "El ritmo del garage", "¿Dónde estabas tú en el 77?", "Mis problemas con las mujeres" y "Morir en primavera". Aunque para mí estaría un peldaño por detrás de mis letristas favoritos, Jaime Urrutia, Josele Santiago y Jorge Martínez, no puedo negar que un buen puñado de canciones compuestas por Sabino han formado parte de la banda sonora de mi vida (joder, cómo se ha abusado de esta bonita expresión) y le tengo un cariño especial a Sabinete, qué cojones. Nuestro héroe abandona Loquillo y los Trogloditas en la época de máximo éxito comercial y artístico de la banda, hasta los cojones del amigo Sanz y sus pretensiones de Nuevo Héroe del Rock and Roll Español. Y es que el personaje que habían creado a medias había desbordado a Jose María Sanz, que decidió ser Loquillo a tiempo completo, haciendo y deshaciendo a su antojo, hasta que la paciencia de Sabino se acabó. Sabino sale del grupo de mala manera, comenzando un desamor que se ha alargado hasta el 2006, año de la Fumata de la Pipa de la Paz entre Loquillo y Sabino. Pero eso es otra historia. El amigo Méndez deja el grupo, como decíamos, renunciando al pastón que por aquel entonces genera el grupo, y se dedica a acabar de desintoxicarse de drogadicciones varias, a vivir y, sobre todo, a escribir. Porque nuestro hombre siempre había tenido inquietudes literarias, y en su equipaje, como él mismo reconoce, aparte de guitarras y polvitos de la risa varios, siempre viajaban grandes cantidades de libros. Más o menos a finales de los 80, (vamos, que ni puta idea de las fechas) el hombre se nos matricula en Filología Hispánia en la universidad de Barcelona y comienza un vertiginoso ritmo de vida en el que se superponen giras, exámenes, lecturas, grabaciones, picos, todo en alegre revoltillo. Y, fruto de su talento innato y de sus sesudos estudios, nace "Corre, rocker: Crónica personal de los ochenta", debut de nuestro amiguete como escritor. Buen libro, pero a mi parecer es como si Sabino quisiera verter del tirón sobre el lector toda sus experiencias, todas sus emociones y todos sus aprendizajes como autor, no en plan "Mira qué inteligente que soy y qué bien escribo", sino como explosión creativa final después de un largo período de aprendizaje y lecturas, casi como el parto de un retoño tras años y años de embarazo (señores, no puede negarse que aquí he estado de ovación y vuelta al ruedo, gracias, gracias). El hombre ajusta cuentas con los 80, con su pasado, con Loquillo (a quien pone a caer de un burro y de quien nos muestra algunas miserias en un ejercicio de rencor mal curado) con las drogas, con la creatividad, con el mundo del rock, en fin, que se queda descansando. No es, desde luego, un libro recomendable para quien busque la típica "biografía rockera" con detalles escabrosos (que los hay, pero que en ningún momento son el punto central del libro), pero es un debut altamente prometedor. Como puntos débiles, pues eso, un puntito de "pretenciosidad intelectual" que puede resultar por momentos cargante y farragoso, pero creo que el libro rezuma honestidad y sinceridad. Tras leer éste "Corre, rocker...", un servidor abordó acto seguido "Hotel Tierra", saltándose a la torera "Limusinas y estrellas", un recorrido de Sabino por la historia del rock´n´roll que un servidor todavía no ha tenido el gusto de leer (ya caerá, ya, no os penséis que os vais a librar de mis análisis-coñazo).
"Hotel Tierra" es igualmente un recorrido por la trayectoria personal del autor, pero que no se detiene con su salida del grupo Loquillo y los Trogloditas, sino que llega hasta nuestros mismos días, finalizando con la implicación del autor en el proyecto Ciutadans per Catalunya y sus polémicas y peloteras con el nacionalismo catalán. Escrito en forma de dietario, nuevamente Sabino se nos despelota y vuelca en el libro sus querencias, odios, miedos y contradicciones, y se nos muestra como un animal literario, una persona que, incluso en medio de una gravísima enfermedad, sometido a un doloroso tratamiento, encuentra fuerzas para escribir, para vivir. No me parece, personalmente, un caso de optimismo, sino de curiosidad, de inquietud, de hiperactividad creativa. En definitiva, un libro más maduro, ya sin la necesidad de demostrar nada a sus lectores, y sin la necesidad de ajustar cuentas con el mundo. Un Sabino que, por lo menos a juicio de un servidor, nos deparará todavía grandes libros, si la salud lo acompaña. Una sorpresa para cuarentones nostálgicos que se hayan aproximado al libro todavía con los últimos compases de "Cadillac solitario" resonando en los oídos, y un grato descubrimiento para los no conocedores de las canciones de Sabino, que lo hayan leído como a cualquier otro autor novel.

Por cierto, no quería despedirme de vosotros sin ofreceros esta maravillosa felicitación que un servidor recibió vía e-mail del mismísimo Hijo del Santo y que me ha hecho una ilusión tremenda, más que los tropecientos mensajes "jocosos" que me llegaron vía SMS estas navidades (joder, qué puta plaga). Pues eso, aprovecho yo también para desearos un feliz 2007, porque me sabe mal desear que reviente esta puta mierda de mundo de una jodida vez, sobre todo a los que acaban de comprarse un coche nuevo, por lo menos que lo disfruten.

2 comentarios:

  1. Hola a todos.
    Si alguien quiere vender el libro de Sabino Mendez: Corre Rocker:crónica personal de los 80, que me envíe un mail a 30071962@telefonica.net y me diga el precio.
    Gracias
    Teresa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:20 p. m.

    TU ERES TONTO Y EN TU CASA NO HAY BOTIJO.APRENDE A LEER Y DESPUÉS OPINA.

    ResponderEliminar