Páginas vistas en total

18 de octubre de 2006

Las tumbas de Saint-Denis y otros relatos de terror, por Alexandre Dumas


Supongo que a estas alturas los cuatro gatos que lean este blog pensarán algo así como "este tío se pasa el día viendo pelis para frikis" y no ha leído un libro en su puta vida. Bueno, pues susequivocais, y con este comentario puedo demostrar que, por lo menos, he leído dos (el otro era el de Josep Pla que también comento aquí, espabiladillos). También supongo que no esperaréis una sesuda disgresión del libro que voy a comentar, y aquí sí que no os equivocais, un servidor está hasta los mismísimos de leer críticas y comentarios que, en ocasiones, son bastante más extensas que la propia obra comentada, por lo que voy a intentar ir al grano con el libraco comentado. He desistido de intentar comprender exactamente de qué obra forma parte el libro "Las Tumbas de Saint-Denis y otros relatos de terror" de Alexandre Dumas, más o menos he podido comprender que forma parte de una trilogía de terror que el autor llamó "Los mil y un fantasmas", y que se completa con "La mujer del collar de terciopelo" y "Historia de un muerto contada por él mismo", aunque el seguimiento de estos títulos puede llevaros a un verdadero dolor de cabeza, pues se confunden y acaban haciéndole a uno de la picha un lío, porque, por ejemplo, el título original de "Las tumbas..." es "Mille et un fantomes", cuando se supone que "Mil y un fantasmas" es el título de la trilogía. Vamos, un follón considerable, ni la investigación del 11-M. En fin, ciñéndonos al libraco de marras (bueno, no tan libraco, que un servidor ha leído la edición de bolsillo de "El club Diógenes", de la fantabulosa Editorial Valdemar, cuyas ediciones siempre son un placer para la vista y el espíritu (¡ay, qué cursi se vuelve uno con los años). Pues bueno, nos encontramos aquí con una serie de fantásticas y terroríficas historias que una serie de personajes (entre los que se encuentra el propio autor) narran durante una noche, tras ser testigos de la detención de un criminal aterrorizado que ha decapitado a su mujer. Cada uno de los personajes (excepto el autor) narra un relato, sin más hilo conductor que la presencia del narrador en la citada cena (estoy que me salgo). Todos los relatos se devoran con avidez, y en algunos podemos asistir a hechos sobrenaturales acaecidos durante la Revolución Francesa y las posteriores ejecuciones de aristócratas y simpatizantes del Antiguo Régimen. En esos relatos casi podemos sentir el griterío de la turba enloquecida pidiendo sangre, el siniestro chirrido de la guillotina seccionando cabeza tras cabeza, las persecuciones de aristócratas, un pedazo turbulento de la historia de Francia narrado con maestría por Dumas. Todos los relatos mantienen un nivel alto. Cabezas parlantes, amor tras la muerte, apariciones espectrales, venganzas de ultratumba, vampiros, conforman un libro de terror que satisfará a los más selectos "gourmets" de la literatura de terror. Vamos, que sus lo recomiendo encarecidamente. Y dejaré para otro día la ardua tarea de identificar las otras partes de la trilogía, porque he acabado con dolor de cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario