Páginas vistas en total

2 de agosto de 2006

NAVEGACIÓ D'ESTIU - NAVEGACIÓN DE VERANO



Hoy acabo de despedir un nuevo libraco, porque a un servidor la página final de un libro casi siempre le deja una melancólica sensación de despedida, un ¡Hasta nunca! a personajes, paisajes, situaciones, etc.. Y esa sensación se acentúa en el libro que acabo de leer, "Navegació d'estiu" (Navegación de verano), de Josep Pla. Es, en esencia, el relato de un sosegado periplo por la costa catalana y algo de la valenciana, desde Portvendres hasta Peñíscola y vuelta. En compañía del marinero Martinet, el mismo Josep Pla y su amigo y dueño del barco, el acaudalado comerciante rossellonés Albert se embarcan en el "Mestral" y durante tres semanas se dedican a navegar pausadamente por el litoral catalán. No esperéis un libro de aventuras ni de grandes sucesos, ni de reflexiones profundas sobre la amistad o la muerte, nada de eso. Josep Pla se ciñe a lo que parece (a tenor de lo poco que he leído sobre él) algunas de sus constantes: el paisaje, las gentes, la gastronomía, el mar. Es un libro que, en ocasiones, puede rozar lo tedioso, pero que se lee con la plácida dejadez que te embarga una tarde de verano, y uno asiste sin mayores altibajos al viaje de los dos amigos, entre conversaciones ligeras, algunas referencias a la literatura de Ruyra y Espriu, apuntes históricos sobre el Cisma Papal y el exilio del Papa Luna en Peñíscola, todo esto adobado con buenas comidas, buen vino y mejor whisky. El libro discurre como el "Mestral", fluyendo tranquilamente, y un servidor lo ha leído con agrado, a pesar de mis problemas con el catalán de Pla, que me ha llevado a deducir más de una frase. Para aquellos que tengan todavía más problemas que un servidor con el catalán, pues hay una edición traducida que a buen seguro encontrarán en Internet. Yo, por mi parte, me voy a sumergir en un libraco de narrativa histórica bien ligerito para desengrasar, y después igual sigo con Pla, que le ha cogido uno cariño al abuelete, qué leches. Y, por favor, leedlo sin prejuicios, que a pesar de que mucha gente se ha dedicado a demonizar a Pla por su presunto conservadurismo, el yayo escribía de puta madre. Hala, chavalada, a culturizarse, vitaminarse y supervitaminarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario