Páginas vistas en total

8 de octubre de 2015

La chica más guapa de la ciudad.

La encontró en un bar. Sara seguía siendo la más guapa, el regalo de los dioses con el que él jugó durante un tiempo para luego romperlo y olvidarlo en un rincón. Ella no habló, no escuchó sus torpes excusas. Se sumergieron en un remolino de luces, música y alcohol cada vez más hipnótico. Cerró los ojos, aturdido, y la música cesó. Las manos de Sara se entrelazaban en su nuca. Algo comenzó a gotear de las muñecas de la mujer, resbalando por su cuello. Abrió los ojos. Sara ya no era la más guapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario