Páginas vistas en total

8 de octubre de 2015

Factura infernal.

Caronte, erguido en su barca, se encaró con el hombre mientras extendía una mano esquelética: -Son dos monedas. El otro, con aire de mundo y gesto cómplice, contestó: Toma tres y me haces una factura por cinco. Luego ya lo arreglaré con Hades. Caronte enarcó una ceja, sorprendido, y de repente estalló en carcajadas, presa de un ataque de risa que amenazaba con desestabilizar la barca y hundirla en el río Aqueronte: -Vaya, aquí tenemos a otro político...

1 comentario:

  1. jajaja. Muy lúcido y jocoso ese narrar posible de un país de corruptela sin cuartel y hasta la muerte

    Un beso

    ResponderEliminar