Páginas vistas en total

14 de febrero de 2012

On the beach

Había dormido en la playa. Por la noche le pareció divertido. El calor, la música que llegaba como un murmullo, el alcohol... Se había quedado dormido arrullado por el sonido de las olas, rebozado en la fina arena de la playa. Ahora esa misma arena le resultaba asfixiante, pegajosa, insoportable... Abrió los ojos y el sol lo cegó. Cuando por fin los abrió con cuidado pudo distinguir las pequeñas siluetas. Las risas, las palas en la mano. Intentó gritar, pero la primera paletada cayó en su boca.

3 comentarios:

  1. Me gustó, me gusta. Un hombre en la playa. Entre niños, palas y siesta. En castellano, y en inglés.
    Imágenes complementarias: los niños con sus juegos, el hombre con su sueño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, me ha hecho recordar una ocasión cuando, siendo joven y mochilero, llegamos otro amigo y yo de noche a una playa del norte, y nos pusimos a dormir debajo de una barcaza que estaba vuelta del revés sobre la arena. El dormir era una necesidad, el despertar fue salir de una pesadilla: los "niños" tenían tricornio y subfusil, jajaja, qué forma de tocarte los...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, vaya, no sé cual de los dos despertares es peor. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar