Páginas vistas en total

26 de enero de 2012

Nadie escapa...

Abrió la puerta de sus casa el 18 de Enero. Feliz, bronceado y con el recuerdo del olor a mar revoloteando por su cabeza. Un mes. Sin reuniones, sin hipocresía, sin deseos de paz a desconocidos. Dejó las maletas en el suelo y pulsó el interruptor de la luz. Ahogó un grito al ver a las tres figuras coronadas frente a él. Lo encontraron al cabo de dos días, la cara morada, asfixiado con polvorones y turrón. Y un papel clavado en su pecho con la punta de una estrella: "Nadie escapa de la Navidad"

2 comentarios:

  1. No hay manera de librarse de los fantasmas, hasta carnales, de ese trio.
    Y mira que me caen bien.
    Un abrazo Hank.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, guapetona. Me alegra ver tus comentarios. Besos.

    ResponderEliminar