Páginas vistas en total

10 de mayo de 2007

No me cogeréis vivo



Ése es el título del libraco que acabo de leer. Es una recopilación de artículos, el tercero creo, que Arturo Pérez-Reverte escribió entre 2001 y 2005 en el suplemento "El Semanal". Me pasa una cosa curiosa con el amigo Pérez-Reverte. Nunca he estado especialmente predispuesto a leer nada suyo (recuerdo vagamente haber visto algún fragmento del programa de sucesos que presentaba, "Código 1", y me cayó profundamente antipático), y de hecho durante años me resistí a leer sus libros, hasta que piqué con el primero (creo que "El Club Dumas") y resulta que, casi sin darme cuenta, me he cepillado el citado "Club Dumas", "La carta esférica", "Cachito", "El maestro de esgrima", "La sombra del águila" y todos los Alatristes menos el último. Joder, pues menos mal que el hombre me caía mal, si me llega a caer bien leo hasta sus extractos bancarios. En fin, que me ha pasado más o menos con el amigo Reverte como con García Márquez, que con la tontería también he leído casi todos sus partos literarios, y eso que el tema del realismo mágico pensaba que me la sudaba bastante. Bueno, a lo que vamos, que me voy por los cerros de Úbeda. El caso es que no había leído nada de Arturete en plan articulista, y he acabado devorando este "No me cogeréis vivo", versión Círculo de Lectores (qué queréis, chavales, ahora ya no trabajo en una librería, vivo en un pueblecito en plan semi-ermitaño y cuando voy a la ciudad parezco Paco Martínez Soria con la cesta de pollos bajo el brazo). El hombre sigue gastando una mala baba que tira de espaldas. Y seguro que es pelín borde, pelín pedante, pelín listillo y varios pelines más. Y además, encuentro que se le va la castaña con el uso de palabros barriobajeros y expresiones de compadreo en barra de bar. Pero, he de reconocerlo, he tenido que aguantar en algún momento el libro con mi miembro viril (que a estas alturas está para pocos aguantes de este tipo) porque no podía refrenar las ganas de aplaudir. Y es que el hombre no se corta un pelo, se la suda bastante la opinión ajena y, encima, el cabrón suelta verdades como puños. ¡Ah, qué suerte, poder hacer eso y que además te paguen! Mírenme si no a mí, salvando las distancias, claro, triste currante de Mercadona robándole tiempo al sueño para publicar opiniones que no leeré ni yo. Pero bueno, no nos vamos a poner llorones ni envidiosos. A lo que íbamos. A Pérez-Reverte le duele España, expresión ésta que no sé dónde leí, pero que mola. Espíritu "Generación del 98", creo que sería la expresión. Pero además le duele la ignorancia, el rencor, el odio, la estupidez, la malicia, de esta España cateta y pretenciosa del siglo XXI. Le asquean políticos, especuladores, horteras, catetos con poder, y se lo dice en su cara, y se queda el hombre tan ancho. A las zorras de la prensa del corazón las llama eso, zorras, a los especuladores les llama eso, hijos de puta, con un par. Mucho cabreo se gasta el amigo, y con razón. Pero en medio de tanto justo fustigamiento, surjen artículos entrañables, en los que el autor atisba una esperanza, una gema entre tanta inmundicia. Una niña que lee en el recreo, un niño educado y correcto en un tren, hacen enternecer al duro Reverte, y de paso a nosotros. Emocionante el artículo donde defiende la memoria de los abuelos, muy emocionante. Y así, el autor se mueve entre la ironía, el sarcasmo, el ataque puro y duro sin concesiones, la ternura, la estupefacción, el cinismo, la desesperación, el amargado conformismo, y en casi todo uno está de acuerdo. Ferviente defensor de la amistad, de palabras pasadas de moda como honor y lealtad, no creo que estos artículos dejen indiferente a nadie. Dadle una oportunidad al amigo, y a lo mejor acabáis pensando como yo: "Coño, Arturo Pérez, me alegro Re-verte". Jajaja, toma chiste malo. Pues eso que aquí os dejo el enlace a su página personal-oficial, y además os incluyo totalmente por la patilla un vídeo con una entrevista de Jesús Quintero (esa risa cacofónica) al escritor, que es de hace unos años, pero qué cojones, es lo único que he encontrado. Y ahora me voy a ensobrar, que ya vale de hacer de articulista maldito por la puta cara. Saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario