Páginas vistas en total

18 de noviembre de 2008

Sostenella y no enmendalla


Ésa es el auténtico lema de nuestra mayoritariamente penosa clase política. Era la fórmula de vida con la que creían mantener y reforzar su honor los hidalgos españoles del Siglo de Oro, pero nuestros próceres, los elegidos por el pueblo para gobernarlo, representarlo, gestionar sus impuestos, etc... la han hecho suya. Siguen resonando por doquier las risotadas, el sonrojo y la vergüenza ajena que provocó la concejal de Patrimonio, Administración General, Contratación y Atención al Ciudadano de Santa Cruz de Tenerife, una ciudad de más de 220.000 habitantes, que en un pleno municipal, respondiendo a una pregunta formulada por la oposición hacía tres meses sobre la intención de desalojar unos locales que el Consistorio había cedido a las ONGs Amnistía Internacional y ATAN para desarrollar su labor, responde que en el Patrimonio, "con las siglas ONG no figura ninguna asociación, sí figuran asociaciones como San Miguel, la Cruz Roja, pero como ONG, con esas siglas, no figura nada". Estupor e indignación contenida de la oposición, descojone mal disimulado de parte del pleno, bochorno y vergüenza del alcalde, que entre sudores fríos y una cara de preferir estar en millones de sitios antes que en ése, intenta articular una excusa ante tamaña demostración de incultura y dejadez, lo que le lleva a hacerse un lío con la palabra "concatenación" multiplicando el surrealismo de la situación. ¿Y la concejal? Pues nada, con unos reflejos dignos del mejor Casillas, en el momento intenta endosarle el marrón a los "técnicos" y funcionarios que elaboraron el informe, demostrando de paso que ni se había mirado dicho informe, en plan parar la primera ostia. Con un par, sí señor. Evidentemente, el vídeo acaba colgado en Youtube, y la señora Esther Sarrautte pasa a ser la risión de de miles de internautas. Vamos, que hablando mal y pronto, se queda prácticamente en pelotas frente al mundo, solamente ataviada con los exiguos ropajes de su ignorancia y/o dejadez. ¿Dimite la señora Sarrautte, concejala que cobra más de 5000 euros al mes, ante semejante demostración de ignorancia? No, por favor, qué barbaridad, dimitir por una minucia. Mejor aplicamos el "Sostenella y no enmendalla" y repelemos el "ataque" volcando unas paletadas de mierda sobre la oposición. Primero una concejal del PP, Sheila Trujillo, acusa al miembro de la oposición de machismo, y declara sin rubor que "ante actitudes como ésta, las mujeres que participamos activamente en la política no nos podemos quedar calladas". Sin comentarios. Por otro lado la concejal Esther Sarrautte aparece en un programa de televisión, dice que conoce perfectamente el significado de ONG (claro, lo aprendió durante el pleno) y acusa a Guillermo Guigou, el concejal de Ciudadanos que había formulado la pregunta, de "maltratador psicológico". Y ya está, señores, dos de las palabras que estigmatizan a una persona en estos tiempos que corren, "maltratador" y "machista", usadas como arma en una lucha no ya política, sino del sentido común contra la ignorancia de quien accede a un puesto importante sin tener una mínima preparación, cobrando un pastón y representando a unos miles de ciudadanos que confían en su gestión. La señora Sarrautte lleva cuatro días sin dormir. Nosotros más, señora, nosotros más, pensando en la gente preparada de verdad que está empaquetando sandalias o reponiendo mercancía en supermercados porque les sobra lo que a usted le falta: vergüenza, amor propio y sentido del ridículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario