Páginas vistas en total

13 de marzo de 2007

Trash-Pop, el atroz encanto del lado oscuro de la música



No puedo evitarlo. Desde hace muchísimo tiempo me he sentido atraído por los ahora denominados "freaks" de la música. Me paro a pensarlo y no sé dónde podría estar la causa. Quizás en la colección de singles de mi tío, donde mezclados con los consabidos disquillos de los Beatles se encontraban joyas como los discos de regalo de Mirinda (fantabuloso y psicotrónico refresco muy popular en España en los años 70 y que ahora se comercializa en países sudamericanos, asiáticos y árabes con sabores tan descacharrantes como el narangótica que se comercializó en México a raíz del estreno de la película Batman Begins) o del coñac Fundador, recio brandy español que no podía faltar en la mano de cualquier hombre que se tomara por tal. También había discos sencillos de Johnny and Charley, autores de la inmortal "Yenka", el gran Fernando Esteso, con su legendario hit trash-garrulo-pop "Bellotero Pop", los simpar Hermanos Calatrava, con su demencial versión del "La, la, la" eurovisivo, la cantautora oficial de la derechona española, la incomparable María Ostiz, con su exitazo "N'a veiriña do mar", el macarrónico Manolo Otero y su balada cachondona "Todo el tiempo del mundo", el ídolo del verano Georgie Dann, con su primigenio hit "Casatschok", el gran (en todos los sentidos) Demis Roussos con su "We shall dance" (esas túnicas), los ultrapopulares 3 Sudamericanos con otro gran éxito, "La banda dominguera", el Maestro Luis Aguilé, auténcia máquina de vomitar trash-hits y que merecerá algún día un artículo propio, el rey de la rumba-pop cañí, el único e inimitable Manolo Escobar, y muchos otros que mi memoria irá rescatando para deleite de las masas que siguen este blog. Es posible que la visión de esas portadas (que van de lo surrealista a lo inenarrable), combinada con la ingesta continuada de la anteriormente citada Mirinda (cuya desaparición del mercado español muchos achacan a cierta toxicidad de sus componentes) provocaran en mí una especie de mutación, a simple vista inapreciable para el mundo, pero que dejó en éste que escribe la marca indeleble del futuro fan de la música (y la cultura) basura. Sea como fuere, ésta es mi condena, más o menos dulce. Siento una irresistible atracción por la música más deleznable e infame, por los subproductos más surrealistas y desvergonzados, por los cantantes más enloquecidos, por los vestuarios más horrendos y espantosos, y no puedo evitar esa fascinación. No estoy sólo, hay más como yo (ahí tenéis la increíble colección "Spanish Bizarro", de la cual he sido colaborador aportando algunos temillas para uno de sus números) pero no sé si eso es un consuelo. Durante muchos años he dado (y doy) la tabarra a amigos, familiares, novias y conocidos intentando (casi siempre sin conseguirlo) convertirlos a la religión del Trash-Pop, pero solamente he conseguido algunas risitas nerviosas (evidentemente tratando de esconder sus serias dudas sobre mi estado mental) y poco más. Es igual, a mi edad ya no voy a cambiar, y además Internet, la mulita y otros programillas me han dado la oportunidad de ampliar mi colección (ahora en gran parte digital) y conocer nuevos divos del Trash-Pop (por cierto, este término es de un servidor, aunque como soy así de enrrollado os permito usarlo sin pagar ni un céntimo). Iré hablando de algunos de mis ídolos en sucesivos artículos, pero hay tantos que la tarea se me antoja ardua y dura. Los hay de todos los pelajes. Está el típico humorista chabacano que se dedica a grabar sus gracias con más o menos fortuna, ya sea en forma de chistes, versionando temas de éxito o interpretando temas originales, ya sean propios o compuestos para él. Aquí tendríamos a los incomparables Hermanos Calatrava (al loro con esa versión del "Space Oddity" de Bowie, algo inenarrable), a Fernando Esteso (ese "Bellotero Pop", esa "Ramona", esos "Desmenuzamientos filosóficos del fandango sentencioso"), al psicotrónico Emilio el Moro (especializado en versiones chabacanas de hits del momento), a Andrés Pajares (ese "Drácula Yé-Yé). Dentro de este subgrupo (mejor quedaría incluso decir "infragrupo") también incluiríamos a los simples cuentachistes tipo Arévalo, Paco Gandía, etc, con su amplio surtido de risas a costa de mariquitas, tartajas, cojos, subnormales, etc. Una jartá de reír. También tenemos al personal ajeno al mundo de la música al que se engaña (o que se deja engañar) para grabar unos temillas para gozo y disfrute del personal. Actores, toreros, futbolistas, presentadores de televisión, muchos de ellos han dejado plastificar su voz, la gran mayoría con horrendos resultados. Baste recordar los engendros perpetrados por el gran boxeador Perico Fernández dándole al ruackanroll más vasilón en "Fuera de combate", el patético intento de conversión del cutre-torero Jesulín de Ubrique en estrella del pop melódico, los destrempantes susurros eróticos-discotequeros de Bibi Andersen, Susana Estrada y Sara Montiel, el desternillante recitado de Fernando Fernán Gómez (tú también, hijo mío), la marcheta pop de Victoria Abril, y tantos otros de infausto recuerdo (para casi todo el mundo menos para mí, of course). El mundo de la rumba y el flamenco también nos ha dejado hitos incomparables en la historia de la trash-music. Animaladas machistas, defensa de los malos tratos a la mujer, venganzas gitanas, chulería calorra, garruleo carcelario y demás perlas trufan la triunfal carrera de elementos como El Payo Juan Manuel, El Pelos y los Marus, Los Chorbos y demás kíes talegueros. Y dejo para el final mis favoritos, o por lo menos a los que les tengo más cariño. Ellos son los trash-singers convencidos de su bondad como artistas. Impávidos e impertérritos, afrontando burlas, risas y el cachondeo generalizado, cual Eds Woods de la canción, tienen un absoluto convencimiento de que, tarde o temprano, triunfarán. La mayoría no saben tocar, no saben cantar, su look es aterrador, no parecen pertenecer a este mundo, pero ellos siguen ahí, orgullosos de su arte, enarbolando altaneros sus cassetes de gasolinera, actuando en infames discotequillas en medio del cachondeo generalizado, y accediendo a una fama efímera e insólita hecha a base de risas a su costa. Simplemente, los adoro. Ellos, y yo, sabemos que tarde o temprano triunfarán, y el mundo reconocerá sus méritos. Ahí están Tamara, Luixy Toledo, Goyo Ramos, Cecilio, el Alcalde Rockero (aunque sobre éste elemento podríamos discutir, dada su dualidad político-artística) mi idolatrado Jorge Manuel y tantos otros cuyas carreras comentaremos tarde o temprano (eso ha sonado a amenaza). Y no quiero acabar sin mencionar a los futuros ídolos del trash-pop, gentuza ahora odiada pero que, tras su inevitable caída, acabarán engrosando las cubetas de cedeses en mercadillos de barrio o las peceras de cristal de la sección de ofertas de los grandes almacenes o del chino de la esquina. Elementos que ahora pasean de manera farruca y altanera por los escenarios en medio del clamor popular, pronto serán pasto de coleccionistas de trash-pop. Tengo, personalmente, grandes esperanzas en la simpar Rosa López, ex-Rosa de España, en el tráshico Bustamante, en el guarreras de Melendi y en tantos otros cuya carrera musical revisitaré con gusto dentro de muchos años. No he pretendido con este articulillo ahondar en explicaciones sesudas sobre la cultura trash, la psicotronía, el feísmo y el kitsch, simplemente intentar hacer partícipe al (poco) personal que lee este blog sobre esta especie de enfermedad mía, y que sirva de prólogo para próximas entradas sobre mís ídolos del trash-pop español e internacional. Sin más, amiguetes, recordaros que todo el material que recomiendo lo podéis encontrar en la mulilla. Espero que lo disfrutéis tanto como yo. Nada más, solamente gritar a los cuatro vientosel trash: ¡Viva -pop! ¡Viva Luis Aguilé! ¡Gloria eterna a los Hermanos Calatrava!

6 comentarios:

  1. Hola, tengo un blog sobre televisión y me gustaría mucho que entraras!!! Te dejo mi dirección:

    www.lamoscadelatele.blogspot.com

    Muchas gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:40 a. m.

    Oye pero en si k es el Trash pop ya oi ese termino en otro lado pero por mas k busco nada mas no, esta padre tu articulo pero no despejo mi duda. me puedes ayudar?

    ResponderEliminar
  3. Hombre, modestamente, el término Trash Pop lo utilizo desde hace años. No sé si lo he inventado yo, es posible que alguien más lo utilice, pero no tengo la impresión de haberlo visto en otro lado.He usado ese término en algún artículo por Internet, como en http://www.soitu.es/participacion/2009/01/14/u/hank66_1231965570.html

    Espero haber respondido tu pregunta. Un saludo, y gracias por leer el artículo

    ResponderEliminar
  4. Que bien me lo he pasado,es que yo lo he vivido,y no solo yo,mi padre también.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, María, le estás pegando un buen repaso a mi blog. Muchas gracias por perder tu tiempo leyéndo mis chorradicas.

    ResponderEliminar
  6. Colega, coincido al 99%.

    Eso sí, no puedes llamar destrempante a mi ídola musical (que no sexual) Susana Estrada. Tiene temas impresionantes ;)

    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar